No estaba muerto, estaba de parranda…

Llevaba ya bastante tiempo sin escribir, y es que necesitaba un poco de espacio, un poco de tiempo que enfriara ciertas cosas, situaciones y sentimientos que uno va teniendo día a día.

Por desgracia, ya no soy estudiante de arquitectura, y la verdad es que, aunque intento hacer cosas y mantenerme ocupado, no hay ningún estrés que pueda sustituir el que da la carrera, y no lo llevo demasiado bien. Lo echo de menos, mucho, y el hablar con mis compañeros que ya han empezado y entrar en el blog no ayudan demasiado, pero una cosa no quita a la otra. Sigo amando esta profesión, sigo adorando la arquitectura, incluso sus cosas feas, síntoma de que es lo mio, pero a veces el juego es así, y las pataletas no te llevan a ningún sitio. De momento me toca ver a la arquitectura como a esa chica que todos hemos querido en silencio, disfrutando de ella desde la distancia. Aunque llegará un momento, como con las chicas, en que se encontrará el camino como sea para poder estar con ella. O al menos esa es mi esperanza.

Distancia

Aún así, tengo que agradecer de corazón la cantidad de visitas que recibe el blog. Contra todo pronóstico, desde que deje de escribir, las visitas han ido subiendo mes a mes como la espuma (cosa que hace que me plantee si realmente preferís que esté calladito), y la verdad, es que es uno de los motivos por el cual he decidido seguir. Que no estudie arquitectura no quiere decir que no pueda comentarla, disfrutarla o criticarla, simplemente tengo que buscar diferentes maneras de hacerlo. El caso es que quiero daros las gracias mil veces, y si pudiera daros dos besos según entráis lo haría =).

A parte, y en un plano más alegre, tengo que anunciaros que estoy metido en otro lío de este tipo. Bea Aedo, mi compi de carrera y una de las que me llevo en la mochila como amiga de allí, me propuso hace un tiempo abrir un blog conjunto. Y aunque todavía es muy pequeño, estamos muy orgullosos de él, y ya estamos en disposición de hacer un poco de publicidad. Es un sitio en el que compartir, un diario global, en el que cada uno puede decir o enseñar lo que quiera (sin cochinadas por favor, que estamos hablando de arquitectura). Así que os animo, o mejor, os pido por favor que entréis, lo veáis, y si os gusta, lo apoyéis como estáis apoyando breathing architecture con vuestras visitas, vuestros comentarios y vuestros likes, y si no os gusta, nos escribáis para decirnos qué cambiaríais. El blog se llama Arquitectos a la Fuga y podéis visitarnos aquí. Eso sí, aviso a navegantes, en Arquitectos a la Fuga no hay cabida para la vergüenza. Entrad y sabréis por qué lo digo. Necesitamos vuestra ayuda.

Y poco más. No se si alguien habrá echado de menos mis entradas en estos meses, pero de ser así, te pido perdón. Y vuelvo a daros las gracias. No sabéis lo que anima verlas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s