3.- Alemania. Museo de la Historia Militar.

El ser humano está insensibilizado. Vivimos en una sociedad en la que se nos alimenta día tras día con noticias terribles disfrazadas bajo un manto de falsa compostura. Algo así como imparcialidad informativa u objetividad periodística me parece haber escuchado alguna vez. Da igual como se llame, con que se entienda lo que quiero decir me vale, pero lo que sí que es cierto, es que es una de las grandes lacras que nos marcan hoy en día. ¿Cómo cojones podemos recibir todas las mañanas con nuestras tostadas y nuestros cafés, noticias sobre guerras, cifras de muertos de cientos y miles, de ataques terroristas, bombardeos o desplazamiento de civiles y que no se nos corte el desayuno en el estómago? ¿Hacia dónde puede dirigirse una sociedad que no ve que una guerra no es un tanque, una metralleta y uniformes de camuflaje? ¿En qué momento se nos han olvidado sentimientos tan arraigados en nuestro ADN como el amor y el odio? El amor y el odio. Dos caras de una misma moneda. Sentimientos siempre en pugna por dominarnos, y esto, ya a modo de opinión personal, la base sobre la que se asienta todo lo que hemos sido, somos y seremos.

Mamá, estoy bien. No quiero que te preocupes por esto que he escrito, que ya sé que este blog es de arquitectura, pero en fin, el que lo escribe es humano. Y es que a veces uno se encuentra con edificios que le hacen pensar, como cualquier obra de arte. Y a mí me ha pasado con este edificio. Es el museo de la Historia Militar de Alemania, en la ciudad de Dresden. ¿Y por qué me ha hecho pensar? Pues bien, es un edificio que alberga guerra, alberga armas, bombas, vehículos militares,… En definitiva, muerte. Como otros miles de museos de la guerra. Pero este es especial. En el resto de museos de este tipo, por lo menos en los que yo he estado, el edificio simplemente es el continente de lo que he dicho antes, de las armas que hacen que la guerra sea posible, pero en este, se trata la guerra desde otro punto de vista. Muestra el por qué se han producido las guerras, con qué se han llevado a cabo, y las consecuencias que han tenido más tarde, todo ello desde el punto de vista social, que al final es lo importante, aunque lo hayamos olvidado.

Fachada ppal.jpg

Este museo, el más grande de toda la nación, tiene una bipolaridad en su personalidad que salta a la vista desde lejos. Y el encargado de haberle otorgado esta peculiaridad al edificio es uno de los grandes maestros en cuanto a espacios museísticos se refiere, Daniel Libeskind. Este señor sabe lo que se hace cuando le llega un encargo para un museo, y prueba de ello son los numerosos edificios con esta tipología que ha firmado a lo largo de los años por todo el mundo, uno de ellos, bastante cerca de mi casa por cierto, el Museo Imperial de la Guerra de Manchester.

La historia de este edificio comienza en el siglo XIX, en el año 1873. Por aquel entonces, era necesaria la construcción de un edificio militar al norte de la ciudad de Dresden. Como era de esperar, el corte de edificio es clásico, un edificio serio, de líneas puras y simétrico, y ya desde el principio tuvo cierto uso como museo, ya que albergaba un puñado de exposiciones sobre armamento y sobre las fuerzas armas alemanas en general. A lo largo del siglo XX, la historia de Alemania se escribe con letras negras. Son años en los que los alemanes dan y sufren guerra, y de los que han aprendido de forma ejemplar. Desde la reunificación alemana, la institución a la que pertenece el edificio busca desesperadamente gritar a los cuatro vientos una intención de cambio y un atrevimiento a dar un paso al frente.

Al final de toda esta historia se encuentra el arquitecto, quién se encuentra con un proyecto perfecto, un lienzo casi en blanco sobre el que dar color a una historia en grises.

Planta.jpg

Como decía antes, la bipolaridad del edificio se puede ver desde lejos, y es que, cortando de un tajo contundente al edificio histórico, encontramos una cuña de acero y cristal de cinco plantas, insertada con la misma violencia en el edificio como la guerra se inserta en el pueblo. La transparencia y ligereza que ofrece esta nueva estructura contrasta de manera brutal con la pesadez, la rigidez y la opacidad del antiguo edificio, marcando de nuevo la diferencia entre lo nuevo y lo viejo, entre lo que se ha sido y lo que se quiere ser. En palabras de Libeskind, del que por cierto, también he tomado prestadas todas las fotos desde su página web, se quiere marcar la diferencia entre el autoritarismo del pasado y la libertad de la sociedad demócrata. Esta cuchillada rompe el esquema lineal del antiguo edificio, creando dos espacios diferenciados a ambos lados de la intervención. Un lado está dedicado a la I Guerra Mundial, y el otro a la II Guerra Mundial y a la Guerra Fría. El nuevo volumen adiciona cinco niveles más de exposiciones y las tortuosas galerías a las que Libeskind nos tiene acostumbrados, con retorcidos recorridos y paredes inclinadas que otorgan al espacio un dramatismo y un tratamiento de la luz que se filtra especiales.

Detalle interv..jpg

El edificio pretende acercar al visitante a la historia militar de Alemania, desde la Baja Edad Media a la actualidad, y para facilitarlo, todo se realiza con instalaciones multimedia que materializan la barbarie humana que se vive en guerra. Una vez más, se pretende mostrar el material de una manera diferente. En palabras del director del museo, el coronel Matthias Rogg, “No se pretende mostrar una historia clásica de la guerra. Exponemos el rol de las Fuerzas Armadas en el Estado y en la sociedad, y lo contextuamos económica, social, cultural y hasta espiritualmente”.

Aerea.jpg

Como decía antes, el amor y el odio. El detonante de todo, desde grandes historias de amor como Romeo y Julieta, a grandes conflictos como los que hoy mismo se viven en Siria o Palestina. Siempre ha habido guerras, y por desgracia en el futuro seguirán existiendo, pero si por lo menos aprendiéramos a tratarlas como lo hace este edificio…

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s